sábado, 24 de enero de 2015

BOYHOOD

English: The Rugby Football Union Headquarters
English: The Rugby Football Union Headquarters (Photo credit: Wikipedia)

-          Prácticamente hay 50 jugadores seleccionables y muchos ya seleccionados con la selección española que juegan en equipos franceses –comenta Galtzagorri con la revista Veintidos, mensual de rugby, en la mano-, creo que cada vez son más los jugadores de calidad en el otro lado que deberían competir en este lado.
-          Siendo joven y jugando al rugby es lógico irse o quedarse donde hay posibilidades de ganar algo de salario y de tener un poco más, muy poco más, de posibilidades de futuro en este deporte y después –le replica el Marqués de Altamira-, ya que todos sabemos que es más fácil terminar de” juguete roto” en este lado, cuando la competición te deja tirado, que en el otro, donde hay un sindicato de jugadores y alguna fundación que intentan paliar la situación.
-          Pero el rugby profesional cada vez impide más que el jugador pueda compatibilizar una dedicación exigente al deporte con la previsión de futuro y de jóvenes –añade el Barón de La Florida-, todos hemos ignorado en buena medida lo de planear las siguientes etapas de la vida.
-          Además el profesionalismo está distorsionando la esencia de este juego para mí –vuelve a intervenir Galtzagorri-, que es aquello de que “en el rugby hay un puesto para todos”. Ahora solo hay puestos para jugadores bisontes que se musculan hasta el cerebro y que han convertido un juego de combate y esquive en una pista de autos de choque con mando a distancia de un entrenador que se preocupa más de que no le despidan que de que los jugadores sean personas ante todo.
-          Eso puede sonar a rabieta de viejo, de viejo talonador, querido cascarrabias con cortacircuitos cerebrales pero yo también lo suscribo –afirma el de Altamira-.

-          Y yo, y yo, y yo… -se oye un coro de voces en el entorno-.

jueves, 15 de enero de 2015

VOLTAIRE JUGABA AL RUGBY

English: The house, in which Voltaire died, an...
English: The house, in which Voltaire died, and Cafe Voltaire, Paris Български: Къщата, в която е умрял Волтер, и Кафе "Волтер", Париж (Photo credit: Wikipedia)

Aristide Labarthe era conocido en el Liceo como Voltaire, luego en el equipo de rugby se ganó el sobrenombre de Crocodile por sus lágrimas y reacciones furiosas –parecía arrancar el balón a dentelladas a los contrarios-, cuando se iba perdiendo un partido. Actualmente a veces se le llama Crocodile Voltaire entre sus amigos.
Así que el sábado, después de la ajustada victoria del Aviron Bayonnais, mientras departíamos a la noche por los alrededores del mercado de Baiona, no sonó extraño que exclamara:
-          ¡Lo que hace falta es más Voltaire y más rugby en la educación! ¡Los jóvenes lo necesitan!
Algunos habíamos estado en las manifestaciones de estos días como consecuencia de los  absurdos asesinatos de París en los que habíamos perdido personas que han formado parte de nuestro paisaje intelectual de toda la vida y era fácil  intuir por donde iban los pensamientos de Aristide.
-          Voltaire, después de más de 200 años, parece que sigue estando prohibido para algunos responsables de la educación y el rugby carece de los apoyos necesarios para pasar de ser más que un mero experimento ocasional en algunas barriadas marginales –Le comenta el Marqués de Altamira, que siempre parece un “caballerito ilustrado”-. En Francia aunque sea habláis del deporte como herramienta educativa necesaria para la educación en valores ciudadanos, pero lo hacéis cada vez que unos jóvenes que se han quedado sin salida en esos barrios montan una buena.
-          Supongo que Voltaire sigue ignorado al otro lado del Bidasoa ¿No? –Le replica Labarthe-. Pero el rugby tiene los valores: “Liberté, égalité, fraternité

-          Yo creía –le corta el de Altamira-, que aquí era: Liberté, égalité et frivolité.      

martes, 13 de enero de 2015

EL BLOG FATXO

English: Three people hold a banner about the ...
English: Three people hold a banner about the disappearance of ETA militant Jon Anza, before the premises of El Diario Vasco newspaper in San Sebastián. Euskara: Hiru lagun Jon Anzaren desagerpenaren salatzeko pankarta erakusten Donostian. (Photo credit: Wikipedia)
La matanza de París me ha recordado mucho a José Luis López de Lacalle, el impenitente hablador, asesinado por los talibanes abertzales por ejercer su derecho humano a la libertad de expresión y de opinión en un entorno hostil y cobarde.
Pero también lógicamente me trae el recuerdo de los trabajadores de EL DIARIO VASCO que han sufrido y siguen sufriendo  la tortura permanente de la coacción por trabajar en un periódico regional que no es nacionalista y que no dice siempre lo que el pensamiento de los profetas de lo vascamente correcto dogmatiza.
Junto con la imagen de José Luis ejecutado está la de Santiago, Santiago Oleaga trabajador en las finanzas del periódico y padre de un entonces alumno de la ESTE, acribillado en el suelo del aparcamiento de un hospital. No ha pasado el tiempo para esas imágenes terribles, a pesar de que ahora la contravigilancia se haya relajado en el entorno de los empleados de EL DIARIO VASCO y no ha pasado el tiempo porque el mundo “etarroide” ha dado a luz un órgano de censura –en mi opinión amparado y financiado institucionalmente aunque puedo estar equivocado-. Esta publicación, un blog,  está dedicada exclusivamente a hacer presente en los trabajadores de EL DIARIO VASCO que son el objetivo permanente del control de los sucesores, por otros medios, de quienes durante tantos años, tantas jornadas de trabajo, jugaron con sus vidas.
Hemos criticado contenidos de EL DIARIO VASCO o ese equilibrio que hace de informaciones  para dar plaza medida y equivalente a tendencias contradictorias o la hipocresía de los anuncios de putas junto con la mojigatería de sus páginas de opinión o su futbolitis ideológica acrítica con lo txuriurdiñ y muchas cosas más que lo hacen a veces insoportable, a pesar de que es lo que la mayoría de los guipuzcoanos se desayunan de una u otra manera –cuota de mercado que provoca la envidia subyacente también en los textos de tal publicación-. Pero me cabreo cada vez que llega por Facebook una reproducción  de ese pasquín sin firma conocida. Ruego a mis amigos que no me los reenvíen.
Como el de los txibatos al servicio de ETA en el pasado (Esperemos que sea solo en el pasado),  el anonimato fatxa  de los que están al frente de ese folleto con pasamontañas define su catadura moral.


domingo, 11 de enero de 2015

LA ENVIDIA DE EUROPA

and a bit too much cous cous :s
and a bit too much cous cous :s (Photo credit: Wikipedia)
En la cocina de la Sociedad las uvas pasas ya se han marinado al vino con limón. Hiruntchinverry está cortando el pollo en tiras mientras Galtzagorri está preparando un mejunje de hierbas, estragón, sal, pimienta, limón… En la mesa alargada se apilan periódicos franceses y españoles con portadas negras.
-          La Europa de después de la Segunda Guerra Mundial con el Mercado Común y su evolución y transformación en la Unión Europea de verdad que era envidiable: Seguridad Social, relaciones colectivas fluidas, las guerras sustituidas por el Torneo de las VI Naciones, libertades similares, cierto igualitarismo social, respeto a los diferentes… -Musita más que habla Galtzagorri, aunque sabe que su amigo le escucha-, Y como era envidiable, era envidiada…
-          Los políticos democristianos, los socialistas, los conservadores tradicionales, los eurocomunistas… parecían dirigir un coche que era un trasto hecho de piezas recogidas en todos los chatarreros pero que más o menos anda o andaba quizá –contesta Hiruntchinverry mientras fríe unas verduras troceadas-
-          Los republicanos americanos metieron un topo en Europa para hundirla, el neoconservadurismo de Thatcher, y casi lo lograron, por eso han tenido que acudir a provocar la crisis financiera para cargarse Europa –El donostiarra le pasa el pollo ya preparado para su mezcla con las verduras-. El capitalismo americano se ha creado una bolsa de pobreza interna que puede estallar pero su envidia le lleva a luchar económicamente contra la Unión Europea.
-          Los rusos y los turcos también envidian Europa pero pretenden emularla en vez de cargársela. Incluso los dirigentes del Magreb han soñado mucho tiempo en que se podrían incorporar a Europa, compartir en cierto modo asiento en el vehículo europeo…
Mientras la mezcla de verduras, pollo, pasas  y vino se va reduciendo, la sémola de trigo ya se ha inflado en el agua hirviendo y el resto de la cuadrilla ha ido entrando y sentándose en torno a la mesa.
-          Los dirigentes coránicos envidian Europa y se encuentran entre la espada de sus pueblos empobrecidos y el muro de que perderán el poder sobre las masas si les dejan europeizarse, así que se ponen al frente de la lucha contra lo que pueda significar Europa o Francia, ya que Francia –comenta Galtzagorri, sirviendo las raciones de cús-cús  y acompañamiento-, es la imagen de toda esa Europa descacharrada pero envidiable que atrae a esos pueblos. Y en Europa se producen suficientes deshechos sociales, más con la crisis financiera actual, que pueden ser radicalizados y utilizados como kamikazes gilipollas para mantenerlos a unos pocos en el poder y a otros muchos en la esperanza de irse a un inexistente paraíso.
-          Y para acompañarlo tenemos estas botellas de Coteux de Tiemcem que me ha regalado mi primo argelino –Dice Hiruntchinverry mientras descorcha la primera-.


viernes, 2 de enero de 2015

VIVIR, MORIR LA MONTAÑA

montaña
montaña (Photo credit: Wikipedia)
-          Ese momento de llegada al refugio después de haber vivido la montaña es mejor incluso que la cumbre alcanzada –dice Jon Galtzagorri con el estómago encogido-, la cerveza reparadora, las historietas de la jornada, la convivencia con los compañeros de excursión…
-          Es el tercer tiempo del alpinismo, las tensiones de la escalada, la concentración en cada paso, la tensión que requiere subir y bajar sano y salvo –prosigue el Marqués de Altamira que observa los húmedos ojos del viejo talonador cuya oreja derecha se quedó un poco alcachofa hace tiempo-, la confianza en el compañero que sostiene la cuerda o da una palabra de ánimo estallan como burbujas de alegría mientras se prepara la pasta de la cena en la cocina.
-          Pero a veces se produce un sacrificio humano, la naturaleza nos recuerda nuestra fragilidad y nos lleva tontamente al otro lado de la delgada línea que separa la vida de la muerte –Galtzagorri se acaricia la oreja chunga como intentando reformarla pero siempre que está preocupado lo hace-, donde inevitablemente acabaremos todos. Quien no se ha puesto a prueba en una ascensión inútil hacia el interior de sí mismo no lo puede entender pero el deportista de verdad es siempre como un alpinista: pone todos los medios para vencerse a sí mismo.
-          Queremos la vida, la vida plena, cogida a puñados, vivida a dentelladas y el destino te la niega, un mal placaje y te quedas en el campo o parapléjico quizá, o te quedas en la montaña que perseguías –sigue el de Altamira-, pero eso te puede pasar al bajar del autobús también, así que sobran las palabras.


jueves, 1 de enero de 2015

UN KUWAITÍ EN GROS

T. E. Lawrence, Lawrence of Arabia
T. E. Lawrence, Lawrence of Arabia (Photo credit: Wikipedia)

-          Como cada año por estas fechas ha venido Olentzero obligado por su nombre, por la coplilla que se canta y por la necesidad identitaria de la concepción abertzale del mundo y de la vida –decía Jon Galtzagorri vestido como Lawrence de Arabia en un guateque gay mientras degustaba un gin tonic una tarde navideña de éstas-.
-          Papá Noel no es una tradición mucho más vieja –le respondía Hiruntchiverry que compartía barra de bar de Gros con él, dando sorbos a otro sagrado copón transparente de la misma combinación-.
-          De ése solo me gustan los renos y cada año es más difícil encontrar su carne en La Brecha o en San Martín…
-           Pues los Reyes libraron sus cabezas de la guillotina para perderlas en las manos de Urdangarín o en la entrepierna de una cazadora de espermas ¿No?
-          Y luego están los yernos que se beben lo que no se merecen mientras discuten sobre quien la tiene más larga pero mi santa y legítima se empeña que hay que darles los regalos a los nietos así que…
-          Os habéis inventado una tradición.
-          El primer sábado de las vacaciones escolares cada año viene un inversor extranjero distinto llamado por el Lehendakari y les da los regalos a los niños en la cena.
-          Pues como sigas  trasegando gintonics este año tus nietos van a tener que ir a buscar sus regalos al portal porque no vas a poder subir a casa.

-          El año pasado fue peor que me tuve que vestir de Christine Lagarde.

lunes, 22 de diciembre de 2014

LE NOUVEAU PETIT DIABLE

Español: Universidad de Deusto, Bilbao, España.
Español: Universidad de Deusto, Bilbao, España. (Photo credit: Wikipedia)

Leontzio Madariagabeitia Wilson estaba deprimido esta mañana en la sala de profesores y no porque solo quedase el Deia para leer cuando él llegó sino, como muchos lunes,  porque San Mamés no había echado un capote a su Athletic que había sido corneado una vez más en la tarde-noche del domingo. Los lunes daba clase en el campus de Deusto de la jesuítica universidad, la asignatura se llamaba algo así como “Introducción a las repercusiones futuras de las nuevas tecnologías” y contaba en la carrera de Dirección de Empresa con los créditos universitarios equivalentes a los créditos económicos que Kutxabank concede a los emprendedores, prácticamente ninguno. Por cierto en Kutxabank, o BBK a todos los efectos, se ganaba principalmente las alubias Leontzio pero la entidad financiera le dejaba compatibilizar, compensado las horas con su esfuerzo, la actividad universitaria con su dedicación laboral, lo que incluso le permitía ir semanalmente a Donostia donde también impartía lecciones desde que La Universidad de Deusto absorbió definitiva y efectivamente su todavía más pequeña sucursal guipuzcoana.
-          Los goles de ese “petit diable” valen más que su peso en saldos de cuentas bancarias en la Isla de Man ¿No? –le soltó Manu Majors, profesor de derecho, a guisa de saludo aquel aciago lunes, mientras le mandaba el Deia con el dorso de la mano hacia la esquina de la mesa donde Leontzio se había sentado-.
-          No me digas, no me digas… ¿Por qué no se habrá ido al Olympique de Lyon o dónde sea, que era lo suyo? Y ha tenido que acabar por casualidad en ese gang de españoleros…   
-          Causalidad, no casualidad. En Francia hay algo de control sobre las finanzas del fútbol –comenta Majors que sigue monopolizando El País-, y eso impide que hagan muchos fichajes de jugadores de los clubes españoles. Me voy a clase, te dejo con Simeone que tiene cara de buena persona.
-          ¿Cuándo te jubilas tú?